Ningún país cumple plenamente las normas recomendadas para la lactancia materna

Nuevo informe de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), en colaboración con el Colectivo Mundial para la Lactancia Materna.

Redacción 01/08/2017 - 06:04 | Compartir:

"Ningún país en el mundo cumple plenamente las normas recomendadas para la lactancia materna", destaca un nuevo informe de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), en colaboración con el Colectivo Mundial para la Lactancia Materna, nueva iniciativa para aumentar las tasas mundiales de amamantamiento.

Ningún país cumple plenamente las normas recomendadas para la lactancia maternaEn concreto, la 'Tarjeta de Puntuación Mundial para la Lactancia Materna', que evaluó las prácticas de lactancia materna en 194 naciones, evidencia que sólo el 40% de los niños menores de seis meses reciben lactancia materna exclusiva (únicamente leche materna) y sólo 23 países registran índices exclusivos de lactancia materna por encima del 60%.

Estos datos se dieron a conocer con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, junto con un nuevo análisis que demuestra que se requiere una inversión anual de 4,70 dólares por recién nacido para aumentar al 50%, de aquí al 2025, la tasa mundial de lactancia materna exclusiva entre los niños menores de seis meses.

Y es que la publicación titulada Nurturing the Health and Wealth of Nations: The Investment Case for Breastfeeding (Alimentar la salud y la riqueza de las naciones: las razones en favor de invertir en la lactancia materna) señala que el cumplimiento de este objetivo podría salvar la vida de 520.000 menores de cinco años y generar potencialmente 300.000 millones de dólares en ganancias económicas en 10 años, como resultado de la reducción de las enfermedades y los costos de atención médica, así como el aumento de la productividad.

En este contexto la OMS destaca que en cinco de las economías emergentes más grandes del mundo, como son China, India, Indonesia, México y Nigeria, la falta de inversión en la lactancia materna da como resultado alrededor de 236.000 muertes de niños al año y 119.000 millones de dólares en pérdidas económicas.

De esta manera, a nivel mundial, la inversión en la lactancia materna se queda demasiado corta, afirma el organismo internacional, ya que, "cada año, los gobiernos de los países de ingresos bajos y medianos gastan aproximadamente 250 millones de dólares en programas de lactancia materna; y los donantes aportan solo 85 millones de dólares adicionales".

Los reconocidos beneficios de la lactancia materna

La OMS recuerda que está demostrado que la lactancia materna tiene beneficios cognitivos y de salud tanto para los bebés como para sus madres. Es especialmente importante durante los primeros seis meses de vida, ya que contribuye a evitar la diarrea y la neumonía, dos de las principales causas de muerte en los lactantes. Asimismo, las madres que amamantan presentan un riesgo menor de padecer cáncer de ovario y de mama, dos de las principales causas de muerte entre las mujeres.

"La lactancia materna ofrece a los bebés el mejor comienzo posible en la vida", señala al respecto el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien añade: "La leche materna actúa como la primera vacuna del bebé, ya que les protege contra enfermedades potencialmente mortales y les ofrece todo el alimento que necesitan para sobrevivir y prosperar".

"La lactancia materna es una de las inversiones más eficaces y rentables que las naciones pueden realizar en favor de la salud de sus miembros más jóvenes y la salud futura de sus economías y sociedades", afirma, por su parte, el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. "Al no invertir en la lactancia, estamos fallando a las madres y a sus bebés, y pagando un doble precio: en vidas perdidas y en oportunidades perdidas", añade.

Ayúdanos para poder seguir informando

Todos los contenidos de El Diario de Salud se encuentran disponibles de manera gratuita; sin embargo, nuestro trabajo y mantener el periódico tiene un costo. Apóyanos. Tu contribución es fundamental para que podamos continuar con nuestra labor.