Comenzaron a llegar las vacunas, ¿y cómo funcionan?

Mauricio Corredor Rodríguez | 28/02/2021 - 21:34 | Compartir:

Bien, me había comprometido con los lectores a exponer en mayor profundidad sobre las vacunas contra el síndrome severo agudo respiratorio dos (SARS-CoV-2); entonces ¿cómo funcionan las vacunas? Antes que nada, es importante informarse en su ciudad, Sisben o EPS para saber cuándo posiblemente le tocará el turno, especialmente si usted es mayor de 60 años, y revisar en la aplicación colombiana para el proceso de vacunación, ya que la mayoría tendremos que armarnos de paciencia. Pero, a la par de eso, la vacuna no nos garantizará el fin de la pandemia, solo posiblemente el no contagio o la no propagación del virus en el cuerpo del vacunado, dado que, hasta no tener cero infectados en el país y el mundo, no podremos bajar la guardia y olvidar las normas de bioseguridad. 

"La vacuna no nos garantizará el fin de la pandemia, solo posiblemente el no contagio o la no propagación del virus en el cuerpo del vacunado, dado que, hasta no tener cero infectados en el país y el mundo, no podremos bajar la guardia y olvidar las normas de bioseguridad".

¿Cuál es el principio funcional de una vacuna? Las vacunas deben producir una respuesta inmunitaria en quien la recibe. Es decir, debe activar el sistema inmune para identificar el invasor y eliminarlo. Nosotros tenemos dos tipos de sistema inmune: el sistema inmune innato y el sistema inmune adaptativo. Cuando el primero funciona eficientemente no es necesario crear memoria, como lo realiza el organismo frente a agentes infecciosos o a las vacunas, ya que esta es la primera barrera contra patógenos y previene, por múltiples mecanismos, que muchos invasores se asienten en nuestro cuerpo. Sin embargo, hay patógenos hábiles que el sistema inmune innato representa para ellos solo un paso más a franquear. El segundo sistema inmune requiere de más tiempo e información para que funcione eficientemente. Primero, es necesario que el patógeno (virus, bacteria, hongo o parásito) aporte una o varias moléculas al sistema inmune adaptativo. Esas moléculas se llamarán antígenos, que pueden ser una o varias y que serán el punto de partida para que nuestro cuerpo aprenda a defenderse de los patógenos. Empero, cuando el patógeno es muy hábil, como el VIH, se esconde del marcaje, detección o eliminación. 

El antígeno deberá ser fagocitado -así como lo oyen- o ingerido por un leucocito llamado macrófago. El macrófago tomará el antígeno y lo partirá en pedacitos. Por ejemplo, si es una proteína esta será cortada en pequeños fragmentos llamados péptidos. Estos fragmentos serán censados por los complejos mayor de histocompatibilidad CMHI en el interior y CMHII al exterior de las membranas celulares de macrófagos o células dendríticas. Al activarse estos complejos, la información del CMHI pasará a los linfocitos T citotóxicos CD8+y la información del CMHII pasará a los linfocitos T ayudadores o cooperadores CD4+. Así arranca el primer reconocimiento (respuesta inmune primaria).

Posteriormente, las células T, por medio de unas proteínas llamadas citoquinas, activarán otros linfocitos llamados B, los que se presentarán ante el antígeno del invasor. Las células B son las encargadas de desarrollar parte de la memoria molecular y fabricar los famosos anticuerpos. Cuando esto sucede quiere decir que se ha montado la respuesta inmune (respuesta inmune secundaria). No obstante, para que realmente sea funcional tal marca, debe permanecer en el tiempo; es decir, cuando el patógeno llegue o vuelva, las células B se activarán y producirán rápidamente una línea clonal (respuesta celular) para responder al invasor y liberar el anticuerpo específico contra ese o esos antígenos del invasor (respuesta humoral). Además, las células T secretarán citoquinas interferones IFN, cuando sea censado el invasor, que en el caso del SARS-CoV-2 es capaz de inhibir este proceso.

"En síntesis, la vacuna lleva un antígeno de un patógeno y, al recibirlo nuestro organismo, las células del sistema inmunitario adaptativo deberán producir anticuerpos para defenderse del invasor".

En síntesis, la vacuna lleva un antígeno de un patógeno y, al recibirlo nuestro organismo, las células del sistema inmunitario adaptativo deberán producir anticuerpos para defenderse del invasor. Para más información, existen algunos documentos valiosos en internet que le permitirán complementar lo someramente introducido acá, ya sea de manera más sucinta, o profunda o incluso más extensa y rigurosa. Esta guía web o los libros le llevarán a estudiar la inmunología -si lo desea- de una manera más amplia y profunda, que obviamente con la columna no se alcanzará y, como es lógico, tal vez no se entenderá a primera vista nada más con leerlo, ya que considero es un índice resumido de los procesos principales. 

Y, ¿qué tipos de vacunas ha habido hasta la fecha? Bueno históricamente tenemos las vacunas atenuadas, que no son otra cosa que el patógeno debilitado (las primeras vacunas, viruela, varicela, sarampión, fiebre amarilla, entre otras); vacunas inactivadas, las que se les puede eliminar o averiar el material genético (influenza, polio, rabia, entre otras); vacunas de toxoides (tétano); de subunidades o de conjugados (hepatitis B, papiloma humano, tos ferina, entre otras); las vacunas de proteínas recombinantes (como la desarrollada para VIH); y de ácidos nucleicos (ente ellas tenemos varias contra SARS-CoV-2), que es una estrategia nueva que tiene menos problemas para aquellos que la reciben.

"¿Cuántas vacunas tenemos contra el SARS-CoV-2? La lista es enorme, la revista Nature publicó un artículo de las más de 100 vacunas que se han sintetizado o que están en proceso de desarrollo contra SARS-CoV-2".

Ahora bien, ¿cuántas vacunas tenemos contra el SARS-CoV-2? La lista es enorme, la revista Nature publicó un artículo de las más de 100 vacunas que se han sintetizado o que están en proceso de desarrollo contra SARS-CoV-2, entre ellas, algunas atenuadas, de ADN, de ARN, y recombinantes, etc. Las marcas ya avaladas en el mundo por distintos institutos de salud y la OMS son las de Pfizer-BioNTech (ARN), Moderna (ARN), Spunik V (ADN), AstraZeneca-Oxford (ADN), Sinovac (virus inactivado). Todas ellas requieren doble dosis para lograr una inmunidad memorística razonable.

En las vacunas ARN de las dos marcas mencionadas, la molécula está recubierta por una envoltura lipídica, llamada liposoma, para que entre específicamente a las células. Al entrar a las células este ARN mensajero se traducirá rápidamente en el ribosoma y producirá la proteína Spike (la que le atribuye el nombre de corona al virus y que en español significa espícula). Esta proteína será el antígeno y las dos vacunas, tanto la de Pfizer-BioNTech como la de Moderna, deberán producir respuesta inmune contra esa proteína del virus como lo expliqué arriba. Unas pocas horas después de inyectado el ARN se destruirá, quedando solo la proteína del virus. 

En el caso de las vacunas de AstraZeneca-Oxford y Sputnik V, ambas vacunas de ADN portan también el gen de la proteína Spike, guardado en el virus sincitial respiratorio de chimpancé, un adenovirus desarmado que no representa peligro para el humano. Ese ADN producirá de nuevo la proteína Spike, la que recalquemos será el antígeno. Este ADN no hará parte de nuestra información genética cromosómica básica, pero puede durar más en la célula, lo que garantizará una respuesta inmune más estable o quizás algo más prolongada.

La vacuna de Sinovac es el virus SARS-CoV-2 inactivado (como las viejas vacunas) y su ARN será inutilizado con beta-propiolactona para que no se replique. De esta forma se presentará respuesta inmune ya no solo contra la proteína Spike, sino contra todas las proteínas que porta el virus: M, E, N. Todas ellas serán antígeno y se deberán desarrollar líneas celulares o anticuerpos diferentes contra cada una. 

"Producir los miles de millones de dosis que requiere el mundo es una tarea titánica nunca emprendida".

Las cinco vacunas mencionadas están avaladas por la OMS y, tal vez, el único país que tiene potencial para producir la mayoría de ellas en cantidades de miles de millones es la India. Producir los miles de millones de dosis que requiere el mundo es una tarea titánica nunca emprendida. Ya muchos países en el mundo están usando los millones aún producidos, pero es evidente la baja producción que los países demandan o requieren y que algunos ya han reclamado a las empresas farmacéuticas, como la Unión Europea, a pesar también del acaparamiento por los países desarrollados. Aun así, sin excepción las cinco vacunas están ya en Latinoamérica.

Por información de prensa, las vacunas que el Gobierno colombiano tendrá disponibles o adquirirá serán la de Pfizer-BioNTech, la de Moderna, la de Sinovac y la de Johnson&Johnson-Janssen que es de ADN y que acaba de terminar fase 3 en Colombia y otros países, y ya fue aprobada por la FDA estadounidense, siendo la primera vacuna contra SARS-CoV-2 unidosis, usando el mismo modelo de las de AstraZeneca-Oxford y Sputnik V.

Es clave enterarse de las similitudes entre ellas y diferencias importantes, pues no es seguro que nos toque alguna elegida o deseada. La guía que dispuso la OMS, desde octubre del 2020, trae información clave con respecto a marca comercial, que establece comparaciones como las de otros cuadros y artículos en la web. Tómese el tiempo de buscar estas comparaciones y leerlas, sobre todo si usted es personal de cuidado de la salud. Creo que nuestra responsabilidad es estar bien enterados, para ofrecer información verás a quienes se quieren vacunar.

"Nuestro país, pienso, ya tiene un plan aparentemente bien trazado, solo le falta adquirir los millones de dosis necesarias, ya que con miles no se lograrán aún buenos resultados y menos inmunidad de rebaño".

Nuestro país, pienso, ya tiene un plan aparentemente bien trazado, solo le falta adquirir los millones de dosis necesarias, ya que con miles no se lograrán aún buenos resultados y menos inmunidad de rebaño. Si a ello le agregamos los problemas de corrupción que siempre salen a la luz pública, tales como saltarse la fila, dejar dañar las dosis, vacunar al círculo de amigos primero, generar aglomeraciones en los centros de vacunaciones para que muchos se infecten, etc., un plan de vacunación de esa forma es muy bello en el papel, pudiendo ser en la práctica algo vergonzoso. 

Muchos nos queremos vacunar y esperamos las vacunas ansiosamente. Un par de amigos me informaron su deseo de no quererse vacunar. Salvo ello, seguirán siendo mis amigos. En una entrevista que me hizo Telemedellín, hace un par de semanas sobre el tema, los seguidores del canal en Youtube me acusaron de hacer propaganda a partidos políticos y de decir mentiras basándome simplemente en evidencia e información científica. Amigos, conocidos o personas que no desean vacunarse, yo respeto su decisión, soy científico no político, no tengo amigos políticos, ni partido político de elección o preferencia -la ciencia no lo necesita- y no hago campaña para ninguna marca de vacunas, país, bandera o ideología. Mi único interés es la salud de los colombianos, gracias por respetar nuestra decisión de querernos vacunar.

Profile picture for user Mauricio Corredor Rodríguez

Mauricio Corredor Rodríguez
Biólogo de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá; magíster en Ingeniería enzimática, bioconversión, microbiología, Universidad de Tecnología de Compiègne, Francia; PhD en Genética Molecular de la Universidad de París XI - Sud, Francia; postdoctorado en Biología Molecular de la Universidad de Montreal, Canadá; líder del grupo de investigación en Genética y Bioquímica de Microorganismos, GEBIOMIC-UdeA. Profesor de planta del Instituto de Biología de la Universidad de Antioquia, Medellín.

Ayúdanos para poder seguir informando

Todos los contenidos de El Diario de Salud se encuentran disponibles de manera gratuita; sin embargo, nuestro trabajo y mantener el periódico tiene un costo. Apóyanos. Tu contribución es fundamental para que podamos continuar con nuestra labor.

También le puede interesar

Profile picture for user Mauricio Corredor Rodríguez

Mauricio Corredor Rodríguez
Biólogo de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá; magíster en Ingeniería enzimática, bioconversión, microbiología, Universidad de Tecnología de Compiègne, Francia; PhD en Genética Molecular de la Universidad de París XI - Sud, Francia; postdoctorado en Biología Molecular de la Universidad de Montreal, Canadá; líder del grupo de investigación en Genética y Bioquímica de Microorganismos, GEBIOMIC-UdeA. Profesor de planta del Instituto de Biología de la Universidad de Antioquia, Medellín.

Profile picture for user Félix León Martínez

Félix León Martínez

MD. Investigador del Grupo de Protección Social del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la Universidad Nacional de Colombia. Presidente de la Fundación para la Investigación y el Desarrollo de la Salud y la Seguridad Social (FEDESALUD).

Profile picture for user Mauricio Corredor Rodríguez

Mauricio Corredor Rodríguez
Biólogo de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá; magíster en Ingeniería enzimática, bioconversión, microbiología, Universidad de Tecnología de Compiègne, Francia; PhD en Genética Molecular de la Universidad de París XI - Sud, Francia; postdoctorado en Biología Molecular de la Universidad de Montreal, Canadá; líder del grupo de investigación en Genética y Bioquímica de Microorganismos, GEBIOMIC-UdeA. Profesor de planta del Instituto de Biología de la Universidad de Antioquia, Medellín.