Consejo de Estado falla sobre responsabilidad médica en un caso de intersexualidad

En una demanda contra el Hospital San Jorge de Pereira donde se realizó cirugía al demandante al nacer.

Redacción 06/10/2017 - 06:11 | Compartir:

El Consejo de Estado determinó que el Hospital Universitario San Jorge de Pereira no actuó incorrectamente en cuanto a los procedimientos médicos realizados a una persona que nació con "órganos genitales ambiguos".

Consejo de Estado falla sobre la responsabilidad médica en un caso de intersexualidadEl ahora demandante nació en febrero de 1985 en el Hospital San Vicente de Paúl de Santa Rosa de Cabal (Risaralda). Según relata el fallo, en la primera valoración, el médico advirtió que tenía órganos genitales de niño demasiado pequeños y lo remitió al Hospital San Jorge de Pereira. Luego de varias valoraciones, los médicos establecieron que se trataba de una niña, con genitales externos anómalos, por lo cual fue sometida a una vaginoplastia.

En concreto, el hospital indicó, como recoge la sentencia, que "el tratamiento quirúrgico consistió en 'remodelar obligatoriamente' los genitales hacia el sexo femenino, pues se trataba de un caso de 'pseudo hermafroditismo femenino, producido por la hiperplasia suprarrenal congénita, la cual provoca una virilización de los órganos genitales de personas femeninas y con ovarios". "Son entonces mujeres con genitales externos anómalos, los cuales son corregidos con una cirugía realizada a temprana edad, la cual se justifica no sólo desde el punto de vista fisiológico, sino también desde el sicológico", añade.

Al respecto, el médico especialista en cirugía pediátrica que realizó la cirugía, en febrero de 1985, señaló que teniendo en cuenta que esta persona "tiene un cariotipo 46XX con útero y ovarios femeninos con una alteración en el desarrollo de los genitales externos - la que anteriormente se denominada 'seudohermafroditismo femenino'-, su manejo o tratamiento médico 'siempre debe ser femenino'.

Asimismo, el centro hospitalario manifiesta que "luego de la cirugía reconstructiva, el paciente 'volvió a masculinizarse', por no haber seguido con el tratamiento con esteroides que le fue formulado, por lo cual resultaba imposible que si no se tuvo una 'adherencia al tratamiento' se hubieran obtenido los resultados esperados; dicha consecuencia le fue informada a los familiares del paciente, pese a lo cual omitieron dar continuidad al referido tratamiento". 

Debido al desarrollo de su cuerpo y de identidad, cuando cumplió quince años de edad decidió cambiarse de nombre y se registró como una persona de sexo masculino. 

La providencia del Consejo de Estado

Para la Sección Tercera del Consejo de Estado "no es posible inferir que el supuesto cambio de sexo en el ahora demandante hubiese sido determinado por el presunto error médico por parte del personal adscrito al hospital demandado en la realización de la intervención quirúrgica de vaginoplastia; por el contrario, tales medios probatorios muestran que el 'desorden en el desarrollo sexual' del ahora demandante se produjo como una consecuencia natural de 'un trastorno en el metabolismo y síntesis de las hormonas producidas por la glándula suprarrenal'".

"No es posible establecer que el Hospital Universitario San Jorge de Pereira hubiere incurrido en falla alguna del servicio o, incluso, que hubiere restado probabilidades u oportunidades de curación al paciente", señala la sentencia y añade: "A partir de las pruebas aportadas se puede establecer que el demandante desde el momento de su nacimiento presentó ambigüedad en su anatomía externa genital, pues según el dictamen pericial realizado en septiembre de 2014, presentaba una enfermedad que llevaba a la anormal virilización de sus genitales femeninos".

No obstante, a pesar de considerar que no hubo responsabilidad médica en este caso, la providencia hace énfasis en el respeto por la autodeterminación sexual de las personas y la protección de los derechos de quienes acuden a procedimientos de 'reafirmación sexual quirúrgica'.

Comentarios

Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de El Diario de Salud
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes colombianas o injuriantes.
- El Diario de Salud se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema