La lobotomía del Premio Nobel portugués Egas Moniz

Abel Fernando Martínez Martín | 16/11/2023 - 15:08 | Compartir:

La lobotomía, como la llamaron en los Estados Unidos, o leucotomía, como el doctor Egas Moniz la denominó, primero del griego leukos, blanco y, tomos, cortar, la materia blanca del cerebro, fue una idea desarrollada por el neurocirujano portugués Antonio Egas Monitz (1874-1955) en 1935, por lo que 14 años después, en 1949, tras haber sido nominado en cinco ocasiones por sus trabajos, se convertiría en el primer médico portugués en recibir el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por su hoy muy cuestionada psicocirugía. 

La lobotomía del Premio Nobel portugués Egas Moniz
La lobotomía fue una idea desarrollada por el neurocirujano portugués en la foto, Egas Monitz (1874-1955), en 1935, por la que 14 años después, en 1949, tras haber sido nominado cinco ocasiones, por su otra contribución, la angiografía, sería el primer médico portugués en recibir el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por su hoy muy cuestionada psicocirugía.

Egas Moniz cuando nació, en 1874, fue bautizado con el nombre António Caetano de Abreu Freire, en Avanca, una aldea del norte de Portugal, donde su tío, padrino y sacerdote, lo convenció desde cuando era niño de utilizar el pseudónimo de Egas Moniz, que había sido una figura histórica portuguesa del siglo XII, un héroe de la resistencia contra la invasión de los musulmanes y un lejano y famoso antepasado de la familia.

Egas Moniz fue, además, inventor de la angiografía. La primera angiografía pulmonar, en 1931, fue obra suya. Fue el primer presidente de la Sociedad Luso – Española de Neurocirugía, escritor, matemático, crítico de arte y literatura, compositor musical, historiador, político, diputado, fundador de partidos políticos, ministro de Asuntos Exteriores y embajador de Portugal ante España, así como firmante del Tratado de Versalles, que selló la paz con Alemania en 1919, como jefe de la delegación portuguesa, punto final de la Primera Guerra Mundial. Su rostro, por un siglo, desde finales del siglo XIX hasta 1997, aparecía en los billetes de 10.000 escudos de Portugal. 

Egas Moniz estudió medicina y se graduó en la Universidad de Coimbra con la tesis A vida sexual, publicada en dos tomos en 1902 tuvo 19 ediciones hasta 1933, cuando fue censurada por la dictadura de Salazar. A los 27 años Egas Moniz se casó y el año siguiente se fue a Francia a estudiar neurología y psiquiatría. Después se especializó en patología. De regreso a Portugal, ejerció como profesor de la Universidad de Coimbra y, en 1908, cuando el rey y su heredero fueron asesinados, terminó en la cárcel, diez días.

En 1935, unos meses antes de la primera lobotomía, el cirujano portugués había estado en Londres en un congreso médico donde el biólogo John Fulton explicó que una cirugía cerebral para remover el lóbulo frontal de una chimpancé acabó con los berrinches agresivos de ésta y, luego, de otra chimpancé, para probar que afectaba su capacidad cognitiva. De vuelta en Lisboa, Moniz pidió ayuda a otro cirujano y se lanzó a inventar las primeras lobotomías de la historia en humanos. 

Egas Moniz a mediados de los años 30 ya no podía operar, debido a la artritis que padecía; para solucionarlo llamó a su colega Pedro Almeida Lima (1903-1986), para que realizara la cirugía. La primera leucotomía se hizo en el Hospital Santa Marta de Lisboa, abriendo perforaciones en el cráneo del paciente para inyectarle luego alcohol en los lóbulos frontales del cerebro, para destruir así el tejido cerebral, posteriormente utilizó un cuchillo especial para cortar el tejido de los lóbulos cerebrales. Entre noviembre de 1935 y febrero de 1936 lobotomizó a 20 pacientes. Reconoció que los pacientes sufrían incontinencia, apatía y desorientación, pero decía que eran efectos transitorios, el 35 % de los pacientes había mejorado sustancialmente y otro 35 % mejoró parcialmente.

Egas Moniz recibió en 1949 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina, junto con el neurólogo suizo Walter Rudolf Hess, por "el descubrimiento del valor terapéutico de la lobotomía en determinadas psicosis". El presidente de la Real Academia de las Ciencias de Suecia dijo en su discurso que el galardonado de 61 años era ya un sabio notable en varios campos cuando "concluyó que el cuchillo del cirujano podría aliviar o incluso recuperar a los pacientes que sufren ciertas perturbaciones psíquicas serias. Se puso a trabajar con audacia".

El nobel generó un aumento explosivo de las lobotomías en el mundo. En Estados Unidos, en los últimos cuatro meses de 1949 se realizaron el doble de lobotomías que en los ocho meses anteriores. Para 1953, 20.000 estadounidenses más fueron lobotomizados. El comité Nobel sigue esquivando a una asociación de familiares de estos pacientes operados del lóbulo frontal que exige se le retire el Premio Nobel a Moniz. Un paciente paranoico le disparó ocho veces, diez años antes de que recibiera su Premio Nobel. Los disparos eran una queja porque no le había recetado más medicación.

Profile picture for user Abel Fernando Martínez Martín


Abel Fernando Martínez Martín

Doctor en Medicina y Cirugía, magíster y doctor en Historia.
Grupo de investigación Historia de la Salud en Boyacá- Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC).

Ayúdanos para poder seguir informando

Todos los contenidos de El Diario de Salud se encuentran disponibles de manera gratuita; sin embargo, nuestro trabajo y mantener el periódico tiene un costo. Apóyanos. Tu contribución es fundamental para que podamos continuar con nuestra labor.