Investigadores alertan del riesgo ante el aumento de casos de malaria en Colombia desde 2015

Si bien en 2014 se registraron 40.768 casos, en 2015 fueron 55.866 y para 2016 el reporte fue de 87.000.

Redacción 28/08/2017 - 05:30 | Compartir:

Desde 2000 hasta 2014 se presentó un avance importante en la disminución de casos de malaria en Colombia, que pasaron de 144.432 a 40.768; no obstante, en 2015 hubo un aumento, pues se alcanzaron los 55.866 casos, y para 2016 el reporte ya fue de 87.000. Ante estas cifras, preocupa la disminución de la financiación internacional y la falta de apoyo en investigación, destacaron investigadores durante un debate organizado por el Doctorado Interfacultades en Salud Pública de la Universidad Nacional de Colombia (UN).

Investigadores alertan sobre el riesgo ante el aumento de casos de malaria en Colombia desde 2015
*Foto de la UN.

El profesor Vladimir Corredor, del Departamento de Salud Pública de la UN, afirmó que el país tuvo hasta hace unos años grandes avances en la vigilancia de la malaria, pero que ahora se necesita una intervención oportuna para evitar que esta se convierta en un problema serio. Destacó que si una persona con la enfermedad llega con síntomas a la red pública, pero el diagnóstico no se da de forma inmediata, se aumenta la posibilidad de infecciones secundarias.

"Es necesario tener estrategias específicas en sitios de transmisión alta o baja; incorporar a las comunidades en un programa de control de malaria concreto y garantizar la equidad en el acceso a los servicios de salud", apuntó el investigador durante el debate, en el que se discutió tanto sobre la situación de la malaria en el país, como sobre los avances y desafíos que se tienen en la prevención y el tratamiento.

Según datos del Informe mundial sobre la malaria 2016, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2013 se implementaron 146.196 toldillos impregnados de insecticidas como estrategia de prevención ante la presencia del mosquito que transmite la malaria, en 2014 estos toldillos aumentaron a 169.500, pero en 2015 sólo se repartieron 25.100, lo que puede explicar el aumento de los casos.

Falta de financiación y efectividad de los medicamentos
Vladimir Corredor
Vladimir Corredor
*Foto de la UN.

Otro de los aspectos relevantes es la financiación para el control de la malaria. Según el informe de la OMS, en 2013 el Fondo Global contribuyó con casi siete millones de dólares para tratar la enfermedad y, ese mismo año, el Gobierno aportó poco más de 23 millones de dólares. Sin embargo, para 2014 la ayuda por parte del Fondo Global se redujo a casi tres millones de dólares y de parte del Gobierno a alrededor de 11.500.000 dólares. Para 2015 no hubo contribución del Fondo Global y el apoyo del Gobierno sólo aumentó a 13 millones de dólares.

En cuanto a la efectividad de los medicamentos, se señaló en el debate que, si bien el uso de las combinaciones derivadas de la artemisinina ha resultado efectivo para tratar los casos, en el sureste asiático ha aparecido resistencia a esta droga, lo que también se debe tener en cuenta para seguir evaluando qué tan efectiva está siendo en Colombia. "Se debe cuestionar si existe acceso a la prevención, al diagnóstico y al tratamiento de la malaria, porque estos no están garantizados en todo el país", agregó Corredor. También se ha reportado un debilitamiento en la red de diagnóstico y de microscopía pública, pues esta era financiada por el Fondo Global.

Chocó, el departamento más afectado

Si en 2016 se presentaron alrededor de 87 mil casos de malaria en el país, 40 mil de estos se reportaron en Chocó. El director de Vigilancia y Análisis del Riesgo en Salud Pública del Instituto Nacional de Salud (INS), doctor Franklyn Prieto, explicó que, según datos recopilados por esta institución, al Chocó se suman los departamentos de Nariño y Antioquia con mayor número de casos.

Asimismo, llamó la atención sobre el hecho de que dentro de las ocupaciones más frecuentes de las personas diagnosticadas con malaria el 9 % son agricultores de cultivos transitorios y el 8,5 % son mineros y canteros.

Investigación en malaria disminuye con Sistema de Regalías
Sonia Monroy
Sonia Monroy.
*Foto de la UN.

En relación con este tema, también vale destacar los hallazgos de la tesis de doctorado "Modelo de evaluación de impacto para programas de investigación y desarrollo, un estudio de caso en malaria", elaborada por la directora del Instituto de Extensión e Investigación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional, la profesora Sonia Monroy, de la que se desprende que, después de que se implementó el Sistema General de Regalías (SGR), se redujo tanto el número total de investigadores como la producción académica y científica asociada con esta área de estudio.

En este contexto, la profesora Monroy llama la atención en el hecho de que mientras en muchos países se ha logrado eliminar la epidemia de malaria, y los países africanos son un buen ejemplo de ello, en Colombia se presenta el caso contrario. 

Pese a que el 10 % del SGR se designa al desarrollo de proyectos asociados con ciencia, tecnología e innovación, por medio del Organismo Colegiado de Administración y Decisión (Ocad), integrado por gobernadores, rectores de universidad y representantes de entidades estatales, a partir de 2012 se ha observado una disminución de la productividad científica en estas áreas, explica. 

Al respecto, Monroy destaca que "aunque deberían haber más recursos, los fondos existentes no necesariamente se han invertido en proyectos de investigación y las tesis de maestría y doctorado también se redujeron". Aunque uno de los principales objetivos del SGR es fomentar el desarrollo de ciencia, tecnología e innovación en las regiones, gran parte de los recursos se vienen asignando para apalancar a los beneficiarios de becas para estudios de maestrías y doctorados. 

Los grupos de investigación se mantienen pero la producción disminuye

Si bien las investigaciones en malaria se han financiado por medio de convocatorias realizadas por Colciencias, con un presupuesto cada vez más apretado, y los 106 grupos de investigación se han mantenido, el modelo encontró que había un declive significativo respecto a la producción académica asociada con publicaciones en revistas especializadas, explica. 

Puesto que los recursos para obtener financiación se han reducido, y de hecho se anunció un recorte del 41,6 % en el presupuesto de Colciencias para el año entrante, los grupos de investigación dependerán cada vez más de la financiación internacional, lo que significa que solo aquellos con mayor producción podrán acceder a estas fuentes, apunta. 

Inadecuada política de datos abiertos

La docente destaca que otra de las debilidades encontradas respecto al sistema de investigación en malaria es que Colombia todavía no cuenta con una adecuada política de datos abiertos que les permita a los investigadores acceder a la información que tengan las distintas entidades e instituciones públicas. 

"Si Colombia tuviera una política de datos abiertos similar a la que se tienen en otros países, probablemente se podrían generar muchos más modelos matemáticos, cuyos resultados incluso podrían ser empleados por el Gobierno para mejorar sus políticas públicas", concluye la docente.

Comentarios

Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de El Diario de Salud
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes colombianas o injuriantes.
- El Diario de Salud se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema