La OMS señala que el cáncer de mama sobrepasa al de pulmón como el más común en el mundo

Más de 19,3 millones de personas fueron diagnosticadas de cáncer en 2020 y 10 millones murieron.

Redacción 03/02/2021 - 08:57 | Compartir:

El cáncer de mama se ha convertido en el más común a nivel mundial, sobrepasando al de pulmón, que durante más de 20 años fue el más extendido y mortal. Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 19,3 millones de personas fueron diagnosticadas de cáncer en 2020 y 10 millones murieron.

La OMS señala que el cáncer de mama sobrepasa al de pulmón como el más común en el mundo
Mujeres con cáncer de mama reciben tratamiento gratuito en el Instituto Nacional de Oncología de la Ciudad de México. *Imagen de la OPS.

"Tenemos que aceptar que el número de personas diagnosticadas con cáncer está aumentando, pero incluso en este mensaje hay esperanza porque esto se debe en gran parte a que las personas están viviendo más tiempo", dijo el doctor André Ilbawi, especialistas en cáncer de la OMS, quien presentó un análisis sobre la enfermedad en vísperas del Día Mundial del Cáncer, el 4 de febrero. Actualmente, una de cada cinco personas sufrirá de algún tipo de cáncer durante su vida, mientras que uno de cada ocho hombres y una de cada once mujeres morirán como consecuencia de esta enfermedad.

La pandemia de coronavirus ha provocado interrupciones en los servicios de diagnóstico y tratamiento, sobre todo en países de ingresos medios y bajos. "Sabemos que menos gente ha podido completar sus tratamientos y anticipamos que tendrá un impacto en el número de muertes por cáncer en los próximos años", indicó Ilbawi, que añadió: "La magnitud de ese impacto, estamos trabajando para hacer modelos y ayudar a los gobiernos a entenderlo un poco mejor, pero es difícil decir qué aumento habrá y qué impacto tendrá en el número de casos de cáncer y de muertes por la enfermedad en los próximos años".

OPS señala que el cáncer es la segunda causa principal de muerte en el continente

La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, instó a garantizar el diagnóstico y tratamiento de esa enfermedad en países de América, donde los servicios se han visto seriamente alterados durante la pandemia de COVID‑19. "Mientras luchamos contra la COVID-19 no debemos olvidarnos de otras enfermedades graves", afirmó Etienne. 

El cáncer es la segunda causa principal de muerte en América. En 2020 se diagnosticaron cuatro millones de casos nuevos y alrededor de 1,4 millones de personas murieron por la enfermedad ese año en el continente. Aproximadamente el 57 % de los casos nuevos de cáncer y el 47 % de las muertes por cáncer fueron en personas de 69 años o menos, en la plenitud de sus vidas.

Según una encuesta de la OPS/OMS sobre enfermedades no transmisibles (ENT), incluido el cáncer, en siete países de América, las alteraciones en los servicios contra el cáncer relacionadas con la pandemia surgieron por múltiples causas. Esto resultó en la cancelación de procedimientos médicos electivos, la interrupción de servicios, la disminución de la demanda debido al confinamiento y la necesidad de canalizar recursos para la COVID-19. Además, algunos pacientes con cáncer se han mostrado renuentes a acudir a las consultas ambulatorias o los hospitales para recibir tratamiento porque en esos lugares también puede haber pacientes con COVID-19. Los pacientes con cáncer tienen más riesgo de desarrollar cuadros más graves y potencialmente mortales de COVID-19.

La OPS/OMS ha formulado orientaciones sobre cómo se pueden reorganizar los servicios oncológicos durante la pandemia. Éstas incluyen:

  • Priorizar el tratamiento para los pacientes con cáncer, teniendo en cuenta cuáles son las intervenciones más seguras y efectivas, la velocidad a la cual se está desarrollando el cáncer y los efectos que tendría retrasar el tratamiento sobre los resultados clínicos y la calidad de vida;
  • Reducir al mínimo el número de consultas en persona a los centros de salud, especialmente en áreas donde puede haber otros pacientes que puedan tener COVID-19; 
  • Disminuir el riesgo de exposición prestando servicios y realizando los ensayos clínicos en establecimientos alternativos de atención de salud;
  • Ofrecer consultas de seguimiento, apoyo psicológico o cuidados paliativos por teléfono o de forma remota;
  • Facilitar la administración de medicamentos, realización de pruebas y toma de muestras en el domicilio;
  • Trasladar las consultas médicas a ubicaciones donde haya un menor riesgo de exposición;
  • Y, cuando sea factible, retrasar las consultas de seguimiento en persona: por ejemplo, cuando los pacientes han finalizado el tratamiento, tengan un buen pronóstico o las consultas puedan hacerse por videollamada.

Ayúdanos para poder seguir informando

Todos los contenidos de El Diario de Salud se encuentran disponibles de manera gratuita; sin embargo, nuestro trabajo y mantener el periódico tiene un costo. Apóyanos. Tu contribución es fundamental para que podamos continuar con nuestra labor.