El Nobel de Medicina recae sobre los descubridores de los mecanismos que controlan los ritmos circadianos

Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, reciben el Premio Nobel de Medicina 2017, por sus descubrimientos sobre el funcionamiento del 'reloj biológico interno'.

Redacción 02/10/2017 - 07:11 | Compartir:

El Nobel de Medicina recae sobre los descubridores de los mecanismos que controlan los ritmos circadianosLa Academia Sueca anunció la concesión del Premio Nobel de Medicina 2017 a Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, por desentrañar los mecanismos implicados en los ritmos circadianos que permiten la adaptación de los seres vivos a su entorno.

Sus descubrimientos sobre el funcionamiento del 'reloj biológico interno' explican cómo plantas, animales y humanos adaptan sus ritmos biológicos al movimiento de la Tierra. Si bien, la existencia de un reloj biológico interno que ayuda a los seres vivos a anticiparse y adaptarse a los ritmos diarios se conoce desde hace muchos años, los galardonados fueron quienes desentrañaron los mecanismos moleculares que lo gobiernan. 

Este reloj regula funciones críticas como el comportamiento, los niveles hormonales, el sueño, la temperatura corporal y el metabolismo. Así, un ejemplo de desajuste de este reloj biológico interno es el 'jet lag', también conocido como síndrome del cambio rápido de zona horaria, síndrome transoceánico, descompensación horaria o síndrome de los husos horarios, que se produce al viajar largas distancias, a través de varias regiones horarias.

El gen 'period'

En 1984, Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young aislaron el gen period, empleando la mosca de la fruta como modelo, y posteriormente Hall y Rosbash descubrieron que PER, la proteína que codifica period, se acumula durante la noche y se degrada durante el día. De tal forma, los niveles de PER oscilan durante el ciclo de 24 horas, en sincronía con el ritmo circadiano.

En 1994, Michael Young descubrió un segundo gen reloj, timeless, que codifica la proteína TIM, necesaria para un ritmo circadiano normal. En concreto, Young encontró que, cuando TIM se une a PER, las dos proteínas son capaces de entrar en el núcleo celular, donde bloquean la actividad del gen period para cerrar el bucle de feedback inhibitorio. Ese mecanismo de retroalimentación explicaría la forma en la que emerce la necesaria oscilación de los niveles de proteínas. 

Comentarios

Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de El Diario de Salud
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes colombianas o injuriantes.
- El Diario de Salud se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema