Organizaciones médicas urgen acciones concretas ante la pandemia, entre ellas cuarentena estricta en toda Bogotá

En una carta dirigida al presidente de la República, Iván Duque, y a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, detallan medidas urgentes que consideran se deben tomar ante la grave situación actual frente a la pandemia.

Redacción 13/07/2020 - 13:01 | Compartir:

Sociedades médico científicas y organizaciones de salud, en una carta dirigida al presidente de la República, Iván Duque, y la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, han pedido tomar acciones concretas, para lo cual han presentado propuestas específicas, frente al vertiginoso aumento de contagios en el país del virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19. Entre las propuestas está la de cuarentena estricta en toda la capital. 

Organizaciones médicas urgen acciones concretas ante la pandemia, entre ellas la cuarentena estricta en toda Bogotá
*Imagen: Freepik.com

En el texto destacan que "existe un alarmante aumento vertiginoso de COVID-19 en todo el territorio nacional, siendo Bogotá D.C. el epicentro del contagio" y que, "desde el pasado 27 de abril, cuando se comenzó a levantar la cuarentena de forma progresiva con la apertura de actividades en 43 sectores económicos, se han aumentado de manera acelerada los contagios en el país, pasando de 11.613 casos el 11 de mayo, a 45.212 el 11 de junio y 145.362 el 11 de julio". 

Asimismo, resaltan que "en Bogotá los contagios pasaron de 4.305 casos el 11 de mayo a 14.537 el 11 de junio y, al 11 de julio el D.C. ya reporta 47.524, con una ocupación de Unidades de Cuidado Intensivo del 87,2%".

En este contexto, aseguran que "estos datos epidemiológicos reclaman medidas drásticas que frenen la propagación del virus y disminuyan el riesgo de mortalidad", por lo que expresan en la misiva señalada propuestas que consideran se deben tener en cuenta para disminuir la incidencia en la morbilidad y mortalidad por Covid-19 en Colombia.

En este sentido, explican que "dado que el funcionamiento de los sistemas de salud en los niveles local y regionales tienen importante supeditación y autonomía limitada debido a la centralización administrativa de particulares, como lo son las Empresas Administradoras de Planes de Beneficios (EAPB) de los regímenes contributivo y subsidiado, se hace necesaria una Dirección Unificada del sistema para todo el país, regido por el Ministerio de Salud con las secretarías de salud departamentales y distritales".

Las propuestas de las agremiaciones son las siguientes:

Cuarentena estricta e ingreso mínimo vital en Bogotá 

Las organizaciones firmantes indican que, "dada la magnitud en la cantidad de contagios y decesos por Covid-19 en Bogotá y en el país y la creciente ocupación de camas UCI que ya supera el 87% en el D.C. y advierte un inminente riesgo de desborde, consideramos necesario y oportuno se inicie de inmediato una cuarentena estricta inicial de dos semanas en toda la ciudad, cuyo objetivo central es disminuir con suficiencia la tasa de contagios, y continuar haciendo las adecuaciones locativas del sistema de salud y la consecución y preparación del talento humano necesario, con integración funcional entre el Distrito Capital y el resto del país".
 
"Estas dos semanas de cuarentena permitirían llegar a niveles de ocupación por debajo de la línea de alto riesgo, pues está demostrado que el confinamiento estricto y generalizado disminuye significativamente la cantidad de contagios y, con ello, el ingreso de nuevos enfermos críticos, hasta que se llegue nuevamente a un nivel de ocupación de menor riesgo, lo que evitaría el colapso del sistema", añaden y explican que "la medida se repetiría cíclicamente y su severidad y frecuencia dependerán del comportamiento y evolución de los indicadores".

Igualmente, piden diversificar los indicadores que permitan tomar este tipo de decisiones en cada región, acorde con su realidad propia y evolución del contagio. De esta manera, proponen como indicadores: porcentaje de ocupación de camas UCI; disponibilidad de talento humano para la atención en estos servicios; variación del contagio; disponibilidad suficiente de equipos de salud pública para el control de la pandemia; y cobertura actual y efectiva de pruebas y oportunidad en la entrega de los resultados, para hacer el diagnóstico real de la situación.

De igual manera, consideran que, "para hacer posible y equitativo el confinamiento, las medidas de cuarentena estricta y aislamiento social, requieren del respaldo de una política social de renta básica real y efectiva, con garantía de alimentación y servicios públicos básicos, dirigida a la población más pobre y vulnerable cuyo ingreso como trabajadores independientes, informales o de micro y pequeñas empresas, no está garantizado sin la lucha diaria". Consideran renta básica debe corresponder a un salario mínimo mensual vigente (SMMLV).

Las UCI y el talento humano competente e idóneo para su funcionamiento

Las organizaciones firmantes manifiestan su desacuerdo con la Resolución 048 del 3 de julio de 2020, expedida por la Secretaría de Salud de Bogotá, "pues de manera simplista minimiza la condición crítica, individual y muy compleja de cada paciente, así como el nivel de alta complejidad de las UCI al dejar como tratantes presenciales a médicos y enfermeras generales, es decir, personal sin formación específica en tan delicado tema", añaden.

"Aumentar camas de UCI sin contar con este tipo de profesionales deja desprovisto de real cuidado a los pacientes y en situación de riesgo médico-legal al talento humano en salud que los atiende ya que, como se dijo, los enfrentan a una patología compleja, nueva y con alto riesgo de complicaciones, muchas veces, fatales", destacan.

Al respecto, hacen referencia a la propuesta hecha por la Asociación de Medicina Crítica y Cuidado intensivo (AMCI) para la atención de pacientes críticamente enfermos en el departamento del Atlántico, "la cual se acoge a las necesidades del cuidado a sospechosos o con infección confirmada por COVID-19, para lo cual es necesario el número suficiente de personas calificadas", indican.  

Rectoría y dirección unificada del Sistema de Salud

Al respecto hacen las siguientes propuestas:

•    Asumir de inmediato la rectoría y control de todas las camas UCI y de hospitalización, y todos los servicios de urgencias del sistema de salud de Bogotá, que en su gran mayoría es privado.
•    Intervención coordinada, continua y efectiva de la Superintendencia Nacional de Salud con acciones de vigilancia, control y sanción sobre las IPS y EAPB (antes EPS), pues es responsabilidad de estas empresas garantizar a sus pacientes el acceso a servicios de salud.
•    Exigir a las EAPB el cumplimiento de sus funciones legales relativas a prevención individual, lo que supone la detección de personas contagiadas dentro de sus afiliados, mediante la realización de pruebas diagnósticas y seguimientos, priorizando grupos poblacionales de alto riesgo.
•    Exigir a las ARL el cumplimiento de sus funciones legales relativas a protección individual del personal de salud, lo que supone la provisión de elementos de protección personal (EPP) y el reconocimiento e indemnización inmediata por riesgo laboral a quienes adquieran la enfermedad COVID-19, así como la cobertura de aquellos trabajadores de la salud que, por sospecha de contagio, requieran aislamiento.
•    Vigilar, controlar y sancionar por incumplimiento a EAPB, ARL e IPS.
•    En Bogotá se ha reportado que las EAPB se demoran hasta 15 días para la toma y entrega de resultados de las pruebas. El ente rector debe constatar el cumplimiento en tiempo real de las funciones de estas instituciones para la atención de la pandemia.
•    Las pruebas diagnósticas se deben excluir del MIPRES, puesto que constituye una barrera de acceso al servicio.

Salud pública y pruebas diagnósticas 

Debido a que la Organización Mundial de la Salud  y numerosos expertos han manifestado que una de las medidas más eficaces para lograr la supresión del virus es hacer pruebas, pruebas y más pruebas, lo que implica detección, rastreo de contactos y aislamiento, explican que "se debe disponer de una clara, precisa y firme política de salud pública con equipos humanos de atención primaria, que se desplieguen por todo el territorio, debidamente entrenados en la situación de pandemia".

Estos equipos, añaden, deben contar con bioseguridad y contratación laboral digna y estable; realizar actividades de educación comunitaria; y tomar muestras para pruebas diagnósticas a personal sanitario, conductores de transporte público y de alimentos, empleados bancarios, de comercio en grandes superficies, supermercados, tiendas y farmacias, personal de las FFMM y cuerpo de bomberos y personal de Defensa Civil. Asimismo, deberían hacer rastreo a posibles contactos de los anteriores grupos de población y tomar, aleatoriamente, muestras en espacios con aglomeraciones humanas.

Otras propuestas

Las organizaciones de salud firmantes también hacen referencia en la carta a la información sobre la pandemia y a la protección del talento humano en salud. Sobre este último aspecto destacan que "se requiere que en el D.C., se les haga pruebas diagnósticas para Covid-19 a los trabajadores de la salud y, conforme al nivel de exposición".

Acceda a la carta completa enviada por las organizaciones de salud aquí

Ayúdanos para poder seguir informando

Todos los contenidos de El Diario de Salud se encuentran disponibles de manera gratuita; sin embargo, nuestro trabajo y mantener el periódico tiene un costo. Apóyanos. Tu contribución es fundamental para que podamos continuar con nuestra labor.