Fuerte crítica de la Contraloría a las "serias debilidades en el control y vigilancia que ejerce la Supersalud"

Que, según la CGR, se evidencian en los "malos indicadores de sostenibilidad financiera de las EPS".

Redacción 16/01/2019 - 09:43 | Compartir:

"Los indicadores de permanencia de las Entidades Promotoras de Salud (EPS) se están incumpliendo y mantienen cifras crecientemente negativas, lo que pone de presente un profundo problema de sostenibilidad financiera de este sistema", según afirmó recientemente la Contraloría General de la República (CGR), que asegura que "tras de esta situación lo que se evidencia son serias debilidades en la inspección y vigilancia que al respecto ejerce la Superintendencia Nacional de Salud".

Fuerte crítica de la Contraloría a las "serias debilidades en el control y vigilancia que ejerce la Supersalud"Así lo determinó una Auditoría de Cumplimiento que realizó la CGR durante el segundo semestre del año 2018 a la Superintendencia, la cual culminó en diciembre del mismo año, y acaba de ser dada a conocer.

La exigencia de un capital mínimo (CM) y la acreditación periódica de un patrimonio adecuado (PA) como indicadores de permanencia, pretenden garantizar la viabilidad y sostenibilidad económica y financiera de las EPS, señala la Contraloría. En este sentido, de acuerdo a lo observado por este ente de control y expuesto en el informe de auditoría, "la tendencia de los indicadores de permanencia y los resultados al cierre de la vigencia 2017, ponen de presente un papel ineficaz de la Superintendencia frente al cumplimiento de sus funciones de Inspección, Vigilancia y Control, como elemento clave para garantizar la sostenibilidad financiera del Sistema, en cuanto tiene relación con la operación y funcionamiento de las EPS".

La conclusión de la CGR es clara: en contravía de la sana intención que tuvo el Decreto 2702 de 2014, que actualizó y unificó las condiciones financieras y de solvencia de estas entidades, los indicadores de capital mínimo y patrimonio adecuado siguen siendo deficitarios. No obstante, señala que se observan algunas mejoras individuales, pero que no permiten, desde una perspectiva sectorial, superar la condición negativa de dichos indicadores y, al contrario de lo esperado, estos presentan una tendencia al deterioro.

La CGR destaca que el comportamiento del Capital Mínimo en términos sectoriales, o sea el consolidado del Régimen Contributivo y el Régimen Subsidiado, entre junio de 2015 y diciembre de 2017, presenta un deterioro del 72%, al pasar de -$2,2 billones a -$3,8 billones.

La tendencia negativa que toca fondo

Para la Contraloría, si bien es cierto que la salida de Cafesalud del mercado produjo un efecto positivo, que se observa en términos absolutos en el Capital Mínimo sectorial a diciembre de 2017, al aislar este efecto, el CM sectorial presenta una tendencia negativa, al pasar de -$1,7 billones en junio de 2015, a -$3,8 billones a diciembre de 2017, para un deterioro del 124%.

Asimismo, señala que algo semejante sucede cuando se hace el mismo ejercicio en el caso del PA (Patrimonio Adecuado) sectorial; sin el efecto mencionado, se tiene una tendencia negativa, que toca fondo en junio de 2017, al pasar de -$3,2 billones en junio de 2015, a -$5,6 billones a diciembre de 2017, para una caída del 75%.

De acuerdo con el informe de auditoría realizado por la Contraloría Delegada para el Sector Social, aunque los esfuerzos de capitalización que han efectuado la casi totalidad de EPS a partir de la expedición del Decreto 2702 de 2014, se reflejan individualmente, en algunos casos ajustándose a lo exigido por el Decreto 2702, no son suficientes para reducir la condición negativa que se registra sectorialmente.

Medidas especiales que resultan inocuas

Para la CGR, otro síntoma que da cuenta de las debilidades de la Superintendencia de Salud en el cumplimiento de sus funciones de inspección y vigilancia es lo que le pasa a las entidades que ameritan una intervención directa y entran en medidas especiales, dado que una buena parte de ellas nunca logran salir de ahí y terminan liquidándose, por lo que los planes de salvamento y rescate terminan prácticamente como meras intenciones. La Contraloría apunta que aquellas entidades que entran en el ámbito del control a través de medidas especiales convierten dicha condición en permanente y que hay varios casos emblemáticos, como los de Caprecom, Saludcoop, Cafesalud y Manexka, que llegaron hasta su liquidación definitiva.

Asimismo, este órgano de control afirma que el análisis realizado permitió confirmar que la mayoría de entidades que ingresan en cualquiera de las modalidades de medida especial, se mantienen por varios años, como Saludcoop desde 2011; Cafesalud, Cruz Blanca, Coomeva, Convida y Dusakawi desde el 2012; y Emdisalud y SOS desde el 2013.

Para la CGR, esto sucede por la inocuidad de las medidas o acciones tomadas, sin que se logren superar las causas que condujeron a las situaciones críticas de operación de las EPS, todo lo cual, en últimas, se ve reflejado en la afectación del disfrute del derecho fundamental a la salud de los usuarios del Sistema General de Seguridad Social en Salud, ante la falta de resolución de las problemáticas evidenciadas.

De otra parte, en cuanto a la inspección y vigilancia a través de las auditorías y visitas ejecutadas por la Supersalud, para la Contraloría "es evidente que los controles definidos en la Política de Operación, en los procedimientos, la supervisión, acompañamiento y asesoría, son aspectos que han sido implementados y ejecutados de manera laxa, con debilidades de monitoreo, revisión, aprobación y coordinación entre procesos y áreas".

Comentarios

Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de El Diario de Salud
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes colombianas o injuriantes.
- El Diario de Salud se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema