La Federación Mundial de Obesidad confirma que esta es una "enfermedad crónica"

A la vez que pide una acción inmediata para prevenir y controlar la epidemia mundial .

Redacción 12/05/2017 - 11:13 | Compartir:

La Federación Mundial de Obesidad (FMO) publicó una declaración en la revista Obesity Reviews que reconoce la obesidad como una "enfermedad crónica, recurrente y progresiva". Esta declaración está en consonancia con las posiciones adoptadas por la Organización Mundial de la Salud en 1997 y la Asociación Médica Estadounidense en 2013.

Asimismo, el documento hace énfasis en la necesidad de una acción inmediata para prevenir y controlar la epidemia mundial de obesidad. Al reconocer la obesidad como una enfermedad, esta organización internacional señala que "espera estimular una mayor acción contra la crisis de obesidad", con el fin de prevenir sus diversas comorbilidades y combatir el dañino estigma que rodea a esta enfermedad.

Para expertos de la Federación Mundial de Obesidad, la definición de la obesidad como una enfermedad aumenta la responsabilidad de la sociedad, con el fin de evitar el exceso de peso recurriendo a intervenciones a escala para promover una salud óptima.

El alimento, agente primario productor de la enfermedad

En el documento, la obesidad es analizada desde un modelo epidemiológico, con un agente que afecta al huésped y produce la enfermedad. Por su parte, el alimento es descrito como el agente primario, particularmente comida con alta contenido energético, tal como grasas o bebidas azucaradas.

Así, explica la declaración que la abundancia de alimentos, la baja actividad física y otros factores ambientales interactúan con la susceptibilidad genética del huésped para producir un balance energético positivo.

La mayoría de este exceso de energía se almacena como grasa en células de grasa agrandadas, pero algunos lípidos pueden infiltrarse en otros órganos como el hígado (grasa ectópica). Las células de grasa aumentada y la grasa ectópica producen y secretan una variedad de productos metabólicos, hormonales e inflamatorios que producen daño en órganos como las arterias, el corazón, el hígado, los músculos y el páncreas, señala la FMO.

Finalmente, la Federación Mundial de Obesidad señala que la magnitud de la obesidad y sus efectos adversos en los individuos pueden relacionarse con la virulencia o toxicidad del medio ambiente y su interacción con el huésped. Por lo tanto, la obesidad se ajusta al modelo epidemiológico de una enfermedad, excepto que el agente tóxico o patológico es el alimento y no un microbio, concluye. 

La Federación Mundial de Obesidad confirma que esta es una "enfermedad crónica, recurrente y progresiva"

 

Comentarios

Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de El Diario de Salud
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes colombianas o injuriantes.
- El Diario de Salud se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema