Juzgado suspende la patente en Brasil de Gilead para el sofosbuvir, medicamento para la hepatitis C

MSF afirma que este medicamento y sus complementarios son tan caros que quedan fuera del alcance de los enfermos que los necesitan en muchos países.

Redacción | 27/09/2018 - 01:39 | Compartir:

Un juzgado federal de Brasil ha suspendido la patente otorgada en este país a la farmacéutica estadounidense Gilead Sciences para el sofosbuvir, cuyos nombres comerciales son Sovaldi y Virunon y, medicamento oral para la hepatitis C. 

Juzgado suspende la patente en Brasil de Gilead para el sofosbuvir, medicamento para la hepatitis C
*Fotografía de Médicos Sin Fronteras.

Como explica Médicos Sin Fronteras (MSF), que participó en el proceso, la patente había sido otorgada recientemente a Gilead por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI), oficina de patentes brasileña. Sin embargo, teniendo en cuenta el impacto que esa patente habría tenido en la salud pública brasileña y en los presupuestos del Estado, el juzgado la suspendió y ordenó a la oficina de patentes que revise su resolución, dando así la posibilidad a las empresas brasileñas de producir versiones genéricas asequibles del sofosbuvir.

El juzgado señala en su decisión, la cual puede ser recurrida, que el INPI no tuvo en cuenta que el pedido de patente hecho por la farmacéutica "no encaja con el interés social, tecnológico y económico del país" y, por tanto, el Instituto "no respetó su obligación constitucional de celar, preventivamente, por la guardia de la soberanía nacional y del interés público".

Destaca la ONG que patentes clave del sofosbuvir han sido ya rechazadas en China, Egipto y Ucrania, y que hay decisiones pendientes o siendo apeladas en otros países, entre los que se encuentran Argentina, India, Tailandia y Rusia. En Europa, Médicos del Mundo, Médicos Sin Fronteras, European Public Health Alliance, Salud Por Derecho, Access to Medicines y Just Treatment, entre otras asociaciones, impugnaron la validez de la patente de Gilead para el sofosbuvir, ya que afirman que no cumple los requisitos para ser un invención patentable desde una perspectiva legal o científica.

MSF explica que el sofosbuvir es un medicamento oral de acción directa, más seguro, más tolerable y más eficaz que los antiguos tratamientos para la hepatitis C. "El sofosbuvir conforma la columna vertebral de la mayoría de los tratamientos combinados para la hepatitis C, pero tanto este como sus medicamentos complementarios son tan caros que quedan fuera del alcance de los enfermos que los necesitan en muchos países, incluyendo Brasil", afirman desde la ONG, y añaden: "Cerca de 700.000 brasileños tienen hepatitis C, pero no reciben el tratamiento que podría curarlos porque su precio es demasiado elevado".

El Gobierno brasileño se ha propuesto eliminar la hepatitis C antes de 2030, pero, con el tratamiento a los precios actuales, es muy probable que las restricciones presupuestarias limiten el alcance de los planes nacionales de tratamiento, aseguran desde Médicos Sin Fronteras.

En Colombia recientemente se ha apostado por la compra centralizada de medicamentos para la hepatitis C. El exministro de Salud Alejandro Gaviria, cuando hizo el anuncio sobre dicha metodología de compra para este tipo de medicamentos, en julio del año pasado, indicó que así se ahorrarían $296.000 millones en el primer año de aplicación de la medida. 

Ayúdanos para poder seguir informando

Todos los contenidos de El Diario de Salud se encuentran disponibles de manera gratuita; sin embargo, nuestro trabajo y mantener el periódico tiene un costo. Apóyanos. Tu contribución es fundamental para que podamos continuar con nuestra labor.