Aunque afecta sobre todo a mayores, la demencia no es una consecuencia normal del envejecimiento

La OMS apuesta por el 'Plan de acción mundial sobre la respuesta de salud pública a la demencia 2017-2025'.

Redacción 06/12/2017 - 07:45 | Compartir:

Cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos de demencia, según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La demencia es un síndrome que implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria. Como recuerda este organismo internacional, "aunque afecta principalmente a las personas mayores, la demencia no constituye una consecuencia normal del envejecimiento"; no obstante, se trata de una de las principales causas de discapacidad y dependencia de esta población.

Aunque afecta sobre todo a mayores, la demencia no es una consecuencia normal del envejecimientoCon el 'Plan de acción mundial sobre la respuesta de salud pública a la demencia 2017-2025', la OMS pretende mejorar la vida de las personas con demencia, sus cuidadores y sus familiares, y reducir el impacto de la demencia sobre ellos y sobre las comunidades y los países.

En el mundo entero hay unos 50 millones de personas que padecen demencia y la enfermedad de Alzheimer, que es la forma más común de demencia, acapara entre un 60% y un 70% de los casos. La demencia es causada por diversas enfermedades y lesiones que afectan al cerebro de forma primaria o secundaria, como la enfermedad de Alzheimer o los accidentes cerebrovasculares.

Otras formas frecuentes son la demencia vascular, la demencia por cuerpos de Lewy (agregados anormales de proteínas en el interior de las células nerviosas) y un grupo de enfermedades que pueden contribuir a la demencia frontotemporal (degeneración del lóbulo frontal del cerebro). Los límites entre las distintas formas de demencia son difusos y frecuentemente coexisten formas mixtas.

De los 50 millones de personas afectadas por la demencia en el mundo, alrededor del 60% viven en países de ingresos bajos y medios. Cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos y se prevé que el número total de personas con demencia alcance los 82 millones en 2030 y 152 millones en 2050. Según la Organización Mundial de la Salud, buena parte de ese incremento puede achacarse al hecho de que en los países de ingresos bajos y medios el número de personas con demencia tenderá a aumentar cada vez más.

Plan de acción 2017-2025 de la OMS 

El Plan de acción 2017-2025 de la OMS establece, entre otros objetivos, que, para 2025 el 75% de los países dispondrán de políticas, estrategias, planes o marcos nacionales sobre la demencia, que para el mismo año el 100% de los países tendrán en marcha campañas de sensibilización sobre la demencia, que el 50% de los países contarán al menos con una iniciativa de adaptación a la demencia y que al menos el 50% de las personas con demencia estarán diagnosticadas como mínimo en el 50% de los países.

Igualmente, establece que, para 2025, el 75% de los países prestarán apoyo y formación a los cuidadores y los familiares y que la mitad de los países recopilarán sistemáticamente datos de un conjunto básico de indicadores sobre la demencia. Finalmente, se espera que los resultados de las actividades mundiales de investigaciones sobre la demencia se dupliquen entre 2017 y 2025.

No es una consecuencia inevitable del envejecimiento

Aunque la edad es el principal factor de riesgo de demencia, la enfermedad no es una consecuencia inevitable del envejecimiento. Además, la demencia no afecta exclusivamente a personas mayores. La demencia de inicio temprano, cuando la aparición de los síntomas se da antes de los 65 años, representa hasta un 9% de los casos.

Algunas investigaciones han revelado una relación entre la aparición de deterioro cognitivo y factores de riesgo relacionados con el modo de vida que también son comunes a otras enfermedades no transmisibles, como la inactividad física, la obesidad, las dietas malsanas, el consumo de tabaco y el consumo nocivo de alcohol, la diabetes y la hipertensión. Otros factores de riesgo potencialmente modificables son la depresión, el bajo nivel educativo, el aislamiento social y la inactividad cognitiva.

Acciones que pueden mejorar la vida de pacientes y cuidadores

No hay ningún tratamiento que pueda curar la demencia o revertir su evolución progresiva, si bien existen numerosos tratamientos nuevos que se están investigando y se encuentran en diversas etapas de los ensayos clínicos.

Sin embargo, sí existen numerosas intervenciones que se pueden ofrecer para apoyar y mejorar la vida de las personas con demencia y sus cuidadores y familias, tales como diagnosticarla precozmente, para posibilitar un tratamiento precoz y óptimo; optimizar la salud física, la cognición, la actividad y el bienestar; identificar y tratar enfermedades físicas concomitantes; detectar y tratar los síntomas conductuales y psicológicos problemáticos; y proporcionar información y apoyo a largo plazo a los cuidadores.

Comentarios

Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de El Diario de Salud
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes colombianas o injuriantes.
- El Diario de Salud se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema