La dieta prehispánica

Abel Fernando Martínez Martín | 26/11/2017 - 11:47 | Compartir:
La dieta prehispánica
Variedades de mazorcas de la planta gramínea Zea Mays, alimento vegetal de tipo C4 que es característico de América.

Los estudios arqueológicos realizados en el Altiplano cundiboyacense evidencian que la dieta prehispánica era rica en proteínas, minerales y vitaminas de origen vegetal, además de una dieta de origen animal, que incluía pescado, aves, insectos y especies domesticadas.

En el Valle de Samacá en Boyacá, se ha identificado venado, curí, borugo, armadillo, peces y varias clases de aves; en lo que respecta a cultivos se describe el maíz, la papa, el frijol, las hibias y la ahuyama; la alimentación se caracterizaba por su variedad; los Muiscas consumían además: cubios, achira, arracacha, chúguas, sagú, mafafa; entre las frutas se tiene: guayaba, guanábana, anón, papaya, zapote, lulo, aguacate, piña, uchuva, curuba, granadilla, guamas, mora, chontaduro, pitahaya y tomate de árbol.    

Estudios de paleodieta realizados en el Sur de la Sabana de Bogotá, a partir de muestras óseas obtenidas de 18 esqueletos muiscas del sitio arqueológico de las Delicias, que tiene una datación correspondiente a los siglos VIII al X de nuestra era y de 26 esqueletos muiscas del sitio arqueológico de La Candelaria, un poco más tardío, con fechas correspondientes a los siglos XII y XIII, además de utilizarse para la investigación material de 10 momias que están clasificadas como laches, guanes y muiscas evidencian que predominaba en el consumo de los Muiscas y sus vecinos de familia lingüística Chibcha, las plantas de tipo C4, es decir, alimentos como el maíz en la dieta vegetal, con relación a los tubérculos de altura, como las papas, las chúguas, las ibias y los cubios que son plantas de tipo C3.

Aproximadamente el 60% de la dieta prehispánica, revelan los estudios de paleodieta, era de origen vegetal, y el 40% de ella provenía de productos cárnicos. Después de la conquista, en tiempo colonial, se empieza a registrar una mayor dependencia en la dieta de los carbohidratos, y un menor acceso a proteínas, produciéndose un considerable desbalance en la dieta indígena tras la conquista europea. Bien adaptados bioculturalmente a su medio ambiente, las evidencias arqueológicas demuestran que los habitantes prehispánicos de Tunja tenían una alimentación variada, equilibrada y no sufrían de una nutrición defectuosa.

Profile picture for user Abel Fernando Martínez Martín

Abel Fernando Martínez Martín
MD, Mgs y Doctor en Historia. Profesor asociado de la Escuela de Medicina de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC) y director del Grupo de investigación 'Historia de la Salud en Boyacá' de la UPTC.